Ventajas personales

Ventajas personales

Desde un punto personal, asistir supone asumir responsabilidades, posibilidades, ilusiones, respeto, solidaridad, compromiso, etc. toda una serie de valores que harán enriquecerse como persona y como deportista, ya que te hace ver la otra parte del fútbol: el descanso, las comidas, la indumentaria, el trabajo diario, etc. es decir, un compromiso de ser deportista, de ser portero en este caso durante unos días.

El hecho de comer juntos a una hora, las horas de descanso tan necesarias, el ir todos vestidos igual, el hacerse la mochila y no olvidarse nada, hábitos de higiene antes y después del trabajo, el orden en las habitaciones entre compañeros, el respeto al personal del hotel, de la instalación, por supuesto a los entrenadores, etc.

Además de ser porteros, hay que parecerlo, y en un campus Soloporteros se puede, y de hecho así sucede, se vive como un profesional, conociendo la cara más amable y la más exigente de un mundo que, como porteros, a todos nos encanta. El hecho de seguir creciendo a todos los niveles, esa posibilidad de constante evolución se tenga la edad que se tenga, es una garantía de los campus Soloporteros.